El cordero recental, de mayor edad que el lechal, nos presenta una carne consistente y jugosa, muy apreciada en la cocina de diversas partes del mundo; tales como en el Magreb, donde se emplea en los famosos “tayín”, o en la Patagonia Argentina.